Un detective privado es una solución para detectar una baja fingida. No podemos olvidar que el perjuicio económico que se genera para las empresas en estos supuestos es enorme y, de hecho, es uno de los mayores problemas al que se enfrenta una empresa. Te explicamos cómo actuar en estos casos.

La baja laboral fraudulenta suele responder a tres casos típicos:

– En primer lugar, al intento de cobrar una prestación sin necesidad de hacer el trabajo e, incluso, complementar los ingresos con otras chapuzas en negro.

– El segundo caso es el intento de presionar a la empresa por un cambio de horario o cuestiones de índole disciplinaria.

– Finalmente, y aunque es poco común, que varios trabajadores cojan la baja de forma coordinada para asistir a un evento.

Para detectar una baja falsa, en primer lugar, aplicamos el sentido común: una persona de baja por rotura de ligamento no puede estar haciendo running en los alrededores de su casa. Por lo tanto, nuestro trabajo irá encaminado a recopilar pruebas que demuestren si, efectivamente, la baja médica que tiene el trabajador está justificada porque, en principio, se tiene que fundamentar en la imposibilidad de cumplir su tarea.

Un detective para baja laboral se dedicará a realizar un seguimiento para conseguir pruebas.

En segundo lugar, y esto es muy importante, hay casos en los que es más complejo recopilar pruebas. Por ejemplo, la enfermedad de depresión supone que el trabajador puede salir a tomar algo fuera porque el principal consejo que da un facultativo es que este se distraiga. De todas formas, también existiría la forma de demostrar fraude si lo hubiese.

Un detective privado con licencia realizará el seguimiento necesario para demostrar que se está cometiendo fraude, de manera que podrás ahorrar un dinero a largo plazo y defender tus intereses. Contacta con nosotros y te informaremos.