El detective privado sigue siendo para muchos ese gran desconocido. Esa figura propia de los mejores dramas del cine o de la televisión pero que parece no existir en nuestro contexto. Por eso queremos poner el foco de atención sobre esta profesión ignota a la par que resolutiva.

Pasar desapercibidos es lo mejor que sabemos hacer. Nos entremezclamos con el resto para obtener esa prueba concluyente. Además, la irrupción de la Revolución Tecnológica 4.0 no ha hecho sino que mejorar nuestros medios y técnicas para ser más eficientes. La denominada “Huella Digital” se ha convertido en nuestro mejor aliado a la hora de conseguir datos fiables.

Se nos suele vincular a las infidelidades, sin embargo, el 70 por ciento de nuestro público son empresas que investigan posibles fraudes.

¿Qué funciones tiene un detective según la ley española?

El artículo 101 del Reglamento de Seguridad Privada recoge que, los detectives privados, a solicitud de personas físicas serán los encargados de:

-Obtener y aportar información y pruebas sobre conductas o hechos privados.
-Investigar delitos perseguibles solo a instancia de parte por encargo de los legítimos en el proceso penal.
-Vigilar en ferias, hoteles, exposiciones o ámbitos análogos.

¿Cuáles son sus obligaciones?

Además de tener que contar con su correspondiente licencia debemos llevar siempre la Tarjeta de Identificación Profesional que nos remite el Ministerio del Interior. Asimismo, debemos inscribirnos en un Registro Especial en la Dirección General de la Policía. Del mismo modo, debemos comunicar la apertura de nuestro despacho o sucursales.

Además, estamos limitados ya que no podemos investigar, por ejemplo, sobre delitos perseguibles de oficio. Teniendo que avisar además a las autoridades competentes.

En definitiva, nuestra seriedad y buen hacer están totalmente garantizados. Y en detectives Abacol disponemos de todos los recursos para solventar ese asunto que te inquieta. Sabemos lo qué hacemos y cómo lo hacemos y te lo ponemos fácil.