A veces tenemos un problema y no sabemos quien nos puede ayudar, quizás sean problemas de confianza con nuestros familiares, o creencia de problemas en nuestros hijos, pero… ¿que puedes hacer tú sin que te pillen?

Un detective privado es una profesión cada vez más demandada y por supuesto regulada por la Administración Pública,  pero aún muchas personas no saben las funciones que un detective privado puede llegar a desempeñar en su trabajo debe minucioso y profesional.

Las funciones de un detective privado

Los detectives privados pueden trabajar a modo particular con personas físicas, o a empresas como personas jurídicas. Según la normativa vigente en España, se encargan de:

  • Obtener y aportar información veraz y pruebas sobre conductas o hechos privados en el ámbito económico, laboral, mercantil, financiero y en la vida personal, familiar o social.
  • Investigación de delitos perseguibles sólo a instancia de parte por cargo encargo de los legitimados en el proceso penal.
  • Vigilancia en lugares con grana fluencia de personas como hoteles, exposiciones o ferias.

Como veis, los detectives privados son de gran ayuda en infinidad de ocasiones. Queremos poner unos ejemplos por si estás en alguna de estas situaciones, sepas que puedes contar con profesionales:

  • Temas de infidelidades y gestión de procesos de separación o divorcio.
  • Problemas en el ámbito laboral, como absentismo, robo de información o bajas laborales.
  • Desaparición de personas.
  • Espionaje empresarial.
  • Procedimiendos judicionales: necesidad de obtención de pruebas para ser usadas.

Hay que tener en cuenta que la normativa también recoge algunas prohibiciones para el detective privado, como por ejemplo, no puede investigar delitos que sean perseguibles de oficio, y no pueden usar medios que puedan atentar contra la intimidad o el honor de las personas.

Si necesitas más información, o estás en una situación límite no enumerada en la lista anterior, puedes ponerte en contacto a cualquier hora del día. ¡Te ayudaremos!